FERIAS DE FRANCIA : ¿ A MEDIA ASTA ?

La tendencia es a la baja en las grandes plazas con carteles mas baratos. Las ferias  no buscan ya ser una vitrina de lo mejor del toreo sino a encontrar un equilibrio financiero. No se pueden negar ni la influencia de la crisis ni una evolución en el comportamiento de los aficionados, pero no exageremos. Los carteles con toreros de menor tirón no atraen obviamente al gran público y los aficionados exclusivamente “toristas” son en realidad una minoría de espectadores mientras que este tipo de festejos representa prácticamente hoy el 50% de las ferias. Sin embargo se transmite el mensaje, con el beneplácito de ciertos medios, de que hay un verdadero entusiasmo por estos carteles. Es cierto que el toreo es amplio, variado, para todos los gustos y que a menudo nos sorprende cuando menos lo esperamos pero no nos engañemos, denigrar a los grandes toreros y pretender que ya no tienen fuerza en las taquillas significaría que el toreo ha dejado de ser un espectáculo popular y reservado a una supuesta élite entendida. Siempre habrá figuras capaces de llenar una plaza como Pablo Hermoso o José Tomás, por solo citarlos a ellos, y plazas como Nìmes capaces de apostar por la excelencia. ¿Quién se llevará el gato al agua? La temporada corre su largo velo.

Comments are closed