ALAIN BONIJOL : SU HISTORIA

Para hacerse un sitio en el toreo hay que ser capaz de franquear muchos obstáculos y adversidades. El nimeño Alain Bonijol quiso ser matador pero solo llegó a novillero, aunque llegase a torear en Las Ventas donde resultó herido, en una época en la que era bastante mas complicado vestirse de luces siendo francés.

El se empeñó en alcanzar su sueño y se lanzó como espontaneo al ruedo de Nîmes para conseguirlo, pero no le fue bénéfico y tuvo que renunciar a ello. Pero no a su pasión, a ese necesidad de estar cerca del toro. Decidió montar a caballo con la intención, a priori descabellada, de montar una cuadra de caballos para picar.

Alain Bonijol empezó como autodidacta, aprendiendo de los consejos que le impartían unos y otros, de algunos libros que leía y de su tenacidad a prueba de balas que le permitió abrirse camino primero en Francia para luego hacer el paseo en prestigiosas plazas españolas. En este libro también nos cuenta sus encuentros determinantes con personajes claves del mundillo, como los hermanos Chopera que siguen apostando por él, con aficionados que compartían su visión de la suerte de varas entre los cuales esos sesenta que constituyen hoy su equipo y con aprendices que seguirían sus consejos para convertirse en buenos picadores, como Gabin Rehabi.

Bonijol es alguién perspicaz e innovador con el proposito asumido de restaurar la dignidad del tercio de varas, devaluado hasta no hace mucho. Para ello buscará un caballo mas ligero y con mayor mobilidad, protegido por un peto que concebirá y fabricará él mismo en su propriedad de la Camarga. Abrirá un taller de costura y otro para un nuevo tipo de puyas, las suyas, que considera mas adaptadas a nuestro tiempo.

Este libro es el testimonio de un hombre apasionado que ha contribuído, a su manera, a un mayor reconocimiento de una suerte del toreo y a su belleza.

livbonijol

Comments are closed