FERIA DE SAN ISIDRO 2014. 20 MAYO. NOVENA CORRIDA.TRAGEDIA EN LAS VENTAS

Feria de San Isidro 2014. 20 mayo. Novena corrida.Tragedia en Las Ventas

Obvio, los toros cogen a los toreros. También es verdad que hay cornadas accidentales, como la de David Mora, porque el toro sale ciego del toril cuando se le cita a porta gayola, y cornadas en las que sólo el toro es culpable, como las de Antonio Nazaré y Jiménez Fortes, pues en ambas el toro iba toreado, tanto en la verónica ejecutada por éste, como en la media verónica de Nazaré. En ambas, el toro abandona el engaño y derrota en el cuerpo del torero.

Por otra parte, no solo el toro de Madrid, siempre cornalón y casi siempre con más genio que casta, hiere a los toreros: grandes cornadas, algunas mortales, se han visto en cosos muy pequeños. Sin embargo, ha llegado el momento de reclamar otro toro en Madrid. No menos serio, ni sin trapío, pero sí hecho para embestir, con defensas serias y no siempre cornalonas –algo que los aficionados de antes veían mal-, y, sobre todo, de divisas con casta ofensiva y no con tan mal genio defensivo.

La más cabal emoción del toreo reside en la embestida humillada, nunca en el derrote defensivo, a traición, propio de la mansedumbre.

Hubo tragedia en Las Ventas. Y también dos toros que parecían proceder de una limpieza de corrales.

Comments are closed