JOSE TOMASJOSE TOMAS

José Tomàs no habla, no escribe. En cambio, muchos hablan de él o escriben sobre él. Su vuelta en Granada, 639 días después de su encerrona nimena, fue una miles y