LA GRINTA LATINOAMERICANA

Es una palabra argentina que se emplea en el mundo del deporte y que significa fuerza, entrega por parte del jugador hasta su último aliento.

En el actual mundial de fútbol si hay algo que ha sorprendido al planeta ha sido la combatividad de las naciones latinoamericanas, por muy pequeño que sea el país. Una actitud en la que no importa enfrentarse a  mas grande que uno con una fe inquebrantable en la victoria.

Decían antaño que para ser torero había que haber pasado hambre, una afirmación que no comparto, pero si hay que tenerla de comerse el mundo entero. Los toreros del otro lado del Atlántico, en estas últimas décadas, se han circunscrito esencialmente al circuito de sus propias ferias. Europa representaba para ellos una experiencia en su trayectoria pero algo no determinante. Además se enfrentaban a un tipo de toro al que no estaban acostumbrados y ante el que a menudo se estrellaban. Estos últimos años, de la mano de veteranos maestros y profesionales españoles, se les ha facilitado la posibilidad de formarse a ambos lados del océano. Toreros como Joselito Adame o Arturo Saldívar y otro elenco de toreros mexicanos empiezan a hacerse un sitio en las ferias y todavía pueden madurar, crecer como toreros.

Pero también hay una nueva hornada, no solo venida de Mexico, que empieza a llamar la atención. Aquí van tres nombres y una galería gráfica de todos ellos seleccionada por nuestro compañero Bruno Lasnier.

Brandon Campos, novillero mexicano afincado en Valderorillo y que tomará la alternativa este verano en la plaza francesa de Mimizan; Andrés Roca Rey, novillero peruano que acaba de debutar con picadores y que está forjando junto al maestro José Antonio Campuzano y por último Joaquín Galdós, novillero limeño que también ha elegido domicilio en España y que se va a dejar ver en muchas plazas de Europa. A todos ellos les une un denominador común: entrega, mucha, mucha grinta.

Comments are closed