MONT DE MARSAN MADELEINE 2014 : UNE BUENA COSECHA

Es una feria en alza donde la combinación entre carteles toristas y toreristas ha funcionado. Con un toro de Zalduendo en la primera tarde, el sexto, de bravura y nobleza excepcionales que en otras manos podría incluso haber sido indultado. Corrida bonita que recordó a los aficionados mas veteranos las que se lidiaban en los años 60 y en la que triunfó Manzanares con dos faenas muy técnicas, dejando para el recuerdo un cambio de mano exquisito y dos estoconazos. La corrida de La Quinta, desigual de presentación, le permitió a Iván Fandiño, con el mejor lote, salir de nuevo a hombros de esta plaza mientras que El Juli volvía a fracasar en su enfrentamiento con el torero basco en esta plaza que era hasta poco uno de sus bastiones en Francia y en la que se le abroncó. Antonio Ferrera demostró que está en un buen momento y dejó apuntes de su torería.

La confrontación entre las ganaderías de Joselito y de Fuente Ymbro decepcionó a los aficionados por una falta de casta evidente y alarmante. Tan solo Joselito Adame consiguió retener la atención del público y cortar una oreja.

Sin embargo la corrida de Victorino Martin fue el verdadero plato fuerte de esta feria, una gran corrida, homogénea y bien presentada que le permitió a Diego Urdiales cuajar su actuacion mas importante  en Francia. Con un toreo relajado, al ralentí, de muy bella factura ante dos Victorinos con esas embestidas por bajo tan caracteristicas de esta ganadería. Alberto Aguilar también cuajó una gran faena a su primero pero falló con la espada y perdió las dos orejas. En cuanto a Manuel Escribano no estuvo a la altura del mejor de los Victorinos, el quinto, en una corrida que supone el reencuentro entre la afición francesa y el mago de Galapagar.

La corrida de Miura asustó a los que se desplazaron para verla y esa sensación primaria pareció contentarles. Ganado intoreable, sin un pase, ante el que triunfó muy meritoriamente Rafaelillo que consiguió arrancarles algunas embestidas y evitar la cornada en una pelea épica

Comments are closed