ZARAGOZA : LUQUE, URDIALES Y TALAVANTE

La feria de El Pilar en Zaragoza nos ha deparado un buen cierre de temporada. Daniel Luque hizo una de las faenas del año a un bravo toro de Bañuelos. Conjugó intensidad y variedad, temple e inspiración, valor y un trazo de las suertes embriagador.

El toreo de Luque provoca, arranca, contagia el ole. Fue una lástima que el presidente desvalorara tan gran faena con la concesión de una sola oreja. Probablemente no supo lo que vio. También me pareció importante cómo Luque imprimió rítmo a un toro de Alcurrucén que no lo tenía, y me deslumbró cómo su sentido del temple, su saber llevar inicialmente al toro en línea, hizo que embistiera con largura un ejemplar de Victorino que iba para tobillero. En los otros tres toros que lidió, inservibles, mostró aguante, sapiencia y torería. Torerazo.

Diego Urdiales se encontró de improviso con el regalo de una sustitución. Y fue un regalo por tratarse de la feria del Pilar y porque era en una corrida de figuras, en las antípodas de las corridas toristas donde anda recluido. Pero el destino no obró en su favor. Los “juanpedros” que le cayeron en suerte fueron más ásperos, correosos, cortos, arrepentidos o inciertos en su embestida que los toros que suele lidiar. En consecuencia, no pudimos ver el toreo grande de Urdiales, sino atisbar su trazo, valorar su técnica y admirar su valor. Tampoco está mal.

El colofón torero lo firmó Alejandro Talavante con un toro más fiero y con más pies que bravo y empeñado hasta el final de sus embestidas. No importó, a Talavante le bastó para mostrar desde el primer lance su impronta de figura, su capacidad para torear despacio y pensar deprisa, su valor para inventar, dejar que la inspiración fluya cuando el toro acomete con más fiereza. Su intensa faena al de Juan Pedro Domecq, de más a mucho más, mereció las dos orejas que le concedieron pero no alcanzó la cima de su faena a “Cigarrero”, aquel bravísimo toro zaragozano de Núñez del Cuvillo, como comentaron algunos aficionados, pero fue una gran faena.

A mucha altura despedimos la temporada en Zaragoza.

Comments are closed