CARNAVAL DEL TORO 2015 : NO PUEDE SER

Es imposible. Hay que arreglarlo. Son demasiados años… ¡siglos de historia! No en vano data de 1493 un permiso de los Reyes Católicos para correr toros por sus calles. La “Campana gorda” no ha de quedarse muda en la torre de Ciudad Rodrigo, ni el recuerdo de “Triguito” ha de vagar sin fiestas que pregonar a golpe de tambor, ni la sombra alargada de Conrado –el maletilla eterno– ha de quedar sin nada que llevarse a su muleta de sueños.

¿Qué sentido tendría entonces el vino obsequiado en regadera de la peña Puerta del Desencierro, o el caldo y la morcilla de carnero de la de La Roca, o la fritanga de torreznos y longanizas de la del Encierro? ¿Acaso no tendrá ya necesidad la peña Charra del Caballo de donar el toro del aguardiente para el martes de carnaval? ¿Qué será de la del U.M.O.; esto es, de la de la Unión de Maridos Oprimidos? ¿En qué contexto iban a divertirse y divertir, como es su lema y pasar al cumplimiento de sus antiguas y estrictas reglas –beber solo vino, comer únicamente platos de la tierra y contar nada más que charradas (cosas de charros)–, so pena de multas que oscilan, u oscilaban, entre el cántaro de vino y el borrego asado?

¿Perderá su sentido las tientas-concurso organizadas por el Bolsín Taurino mirobrigense a fin de elegir, entre aficionados de toda España, al triunfador y premiarle con la oportunidad de matar un novillo en el festival de carnaval? ¿Se imaginan, mediado febrero, la Plaza Mayor de la ciudad desnuda de gradas, barreras y burladeros, o la calle Madrid silenciosa en ausencia de cencerros, caballistas y toros, sin el bullicio de carreras, sustos y jolgorio?…

 Lo cierto es que la licitación abierta por el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo para la organización de los festejos taurinos del Carnaval del Toro del próximo año –tanto novilladas y festivales, como encierros y capeas–, no ha encontrado respuesta en ninguna empresa taurina, lo cual abre un incierto futuro para unas fiestas que me parece impensable perder.

Cuando escribo este artículo, aún no se ha celebrado la reunión extraordinaria que para el lunes, 1 de diciembre, tiene prevista la Comisión Taurina. No obstante, me acuerdo de Gor, el pueblecito granadino del que ya he hablado en este foro, y se me ocurre que, lo que a los taurinos no interesa porque no le ven rentabilidad, les puede interesar al Ayuntamiento y a los vecinos, porque a ellos no les debe importar ganar dinero, sino mantener las fiestas y la tradición, sin que ello sea deficitario.

La taurolatría mirobrigense debe seguir rindiendo culto a sus tradiciones y honrar la memoria de aquel “Cholas”, que admiraba a la gente toreando con su gabardina; del “Guitas”, con el repollo atado a la cuerda; de los del Arrabal, con sus muñecos de paja, y de aquel muchacho, Julio Cánovas Torres, que venía de la murciana Alcantarilla para perder la vida, hace cincuenta años, en la arena de la Plaza Mayor soñando con ser torero.

De la forma que sea, señor Alcalde, esto se ha de arreglar. Es la memoria de una historia de siglos quien os lo demanda. Y así habréis de cumplir.

Comments are closed