PLAZA MÉXICO : ENCERRONA DE EL ZOTOLUCO

Con buena entrada, El Zotoluco mató seis toros en la Monumental de México. El primer toro fue de José Marrón, noble e inválido; el segundo, de Javier Garfias, con clase; el tercero, de Jaral de Peñas, encastado; el cuarto, de Montecristo, mansurrón y descompuesto; el quinto, de Xajay, bravo y con clase; y el sexto, de Fernando de la Mora, noble y sin raza.

Los cinco primeros estuvieron bien presentados y ofrecieron variedad de capas; el último, gordito y sin trapío, parecía mongólico.

Con semejante muestrario, Eulalio López “Zotoluco” ofició de enfermero con los inválidos, se arrugó tantito con el encastado de Jaral de Peñas e hizo una buena faena al bravo de Xajay.

Al veterano maestro le sobró oficio, le faltó apuesta con el único toro ofensivo y no restó ni añadió nada a su larga carrera de matador. La maestría a secas dice poco.

Comments are closed