POR QUE APENAS TOREA CASTELLA EN FRANCIA?

Calificar a Sebastián Castella como un buen torero es decir poco. Porque es una figura del toreo, uno de los grandes. En Madrid lo demostró durante bastantes ferias de San Isidro, aunque los presidentes tardaron en reconocerlo y muchas veces le negaron la segunda oreja injustamente. Este año, en Valencia, Morante hizo el mejor toreo y Castella la mejor faena de la feria, una de esas faenas cargadas de sobredósis (intensidad) que caracterizan a los toreros fuera de lo común.

Castella es una gran figura en España y en toda América, pero no en Francia. Es más, aquí torea poco. Por ejemplo, este año no está anunciado en Nîmes par Pentecostés ni en Mont-de-Marsan. ¿Por qué? Yo no se responder a la pregunta. Sí hago la siguiente reflexión: En Francia, desde que yo veo toros, han surgido tres toreros importantes: Nimeño II, Juan Bautista y Castella. Los dos primeros, grandes toreros; el tercero, la única auténtica figura nacida al norte de los Pirineos. Son curiosas la reticencia de muchos críticos y la frialdad de los empresarios. ¿Están los públicos en la misma línea? Por lo que yo he presenciado en sus ruedos, no, absolutamente no.

Comments are closed