AIRE SUR L’ADOUR UNA PLAZA EN BUSCA DE IDENTIDAD

Difícil de organizarlo todo y jugárselo a una sola baza. Difícil gestionar una plaza donde todos, o prácticamente todos, han fracasado desde hace años. Difícil encontrar y fijarle una personalidad. Dejemos pues a los jóvenes de Aire capitanear –con el apoyo de la familia Piles- un tiempo para instalarse.

Tras la corrida concurso del mes de mayo, han mantenido una postura torista, un camino incierto que hay que apoyar. “Ad astra per ardua”, diría el poeta, mientras se siga enseñando latín aquí en Francia. Y los pupilos de Fraile si sabían latín, hierro mítico de regreso a Las Galias después de años de ausencia. 18 varas, con mayor o menor entrega, mas o menos bien dadas, lidias en general calamitosas, toros en conjunto reservones, sin emplearse realmente, sin mucha casta, buscando las tablas o la femoral. Un lote incierto en un lugar incierto como diría Fred Vargas, que bien poco tiene que ver con el rejoneo…

Con un Rafaelillo en aguas turbias, que no se empleó a fondo, un Savalli indeciso y buscándose. Morenito vive un momento dulce, la venida de Adalid, sin embargo no muy en forma, parece haber contribuido a acrecentar la confianza que tiene en si.

Buena faena al mejor toro de una tarde calurosa, el segundo, mal rematada, y un apéndice en el quinto, a pesar de un feo bajonazo, premiando el conjunto de su actuación. Corrida difícil de analizar donde cada uno quizá haya encontrado lo que buscaba. Mas de media entrada, tiempo bochornoso, música ausente y en la presidencia gente de Ceret.

Comments are closed