LA BREDE 2015 : LA INSPIRACION DE CURRO DIAZ

En la corrida de La Brède, este pasado fin de semana, destacó Curro Díaz por su arte y su sentido de la lidia. Al quinto toro, un sobrero con mucha caja de Pedrés, supo encontrarle en todo momento la distancia y sobre todo la media altura que requería su oponente. Los muletazos no dejaron de tener arte y enjundia. Sin bajarle mucho la mano, Curro se sintió y ligó muletazos por ambos pitones de mucho calado rematados por pases de pecho casi circulares, pasándose al toro por la barriga, o por trincheras embriagadoras. Curro Díaz también déjó retazos de su arte en el capote y también en la muleta ante su primero, un toro con el que no llegó a acoplarse del todo pero aún así le cortó la primera de las tres orejas que obtendría esa tarde.

También tuvo oportunidad de expresarse el arlesiano Juan Leal ante el mejor lote de la corrida de Pedrés. Dos toros con recorrido y nobleza que no supo aprovechar del todo. A sus pases les faltaron sustancia, gustarse de verdad y no sumarlos. Apenas tuvieron eco en las gradas y tuvo que tirar de circulares con la espalda en las postrimerías de la faena para caldear el ambiente. Cortó dos orejas generosas que le permitieron acompañar a Curro Díaz en la salida a hombros.

Eugenio de Mora no tuvo suerte con su lote, aunque se le vió muy asentado en todo cuanto hizo.

Por la mañana, como preludio, hubo cuatro novillos sin picadores de la ganadería landesa de Alma Serena, dos de ellos con mucha calidad. Gustó mucho Tibo García, un chaval de Nîmes que torea con elegancia y buenas maneras y no tanto Baptiste Cissé al que se le vio mucho entusiasmo pero muy verde.

Comments are closed