SEIS PARA SEIS

Repasando los carteles de las próximas ferias –incluida la de Santander que ya ha comenzado– reparo en una nueva modalidad de novilladas con picadores donde se anuncian seis espadas para dar muerte al mismo número de novillos. Seis para seis.

Lo de “nueva modalidad” habría que matizarlo, pues novilladas con el mismo número de actuantes que de reses se han venido dando a lo largo y ancho de la historia del toreo; es más, las denominadas “novilladas de noveles”, donde las nuevas monteras hacían sus primeros pinitos vestidos de luces, tenían y tienen esa estructura.

Lo novedoso de las actuales, de las que se anuncian, por ejemplo, en Santander, Valencia, Málaga, Salamanca y Nimes, es que, además de ser festejos con picadores, incluyen en sus carteles a lo más granado del escalafón y eso sí me parece raro, pues, lo lógico –al menos hasta ahora– es lograr salir de los festejos de un novillo, donde todo se lo juega el novillero a una carta, para entrar en los de dos formando parte de una terna y no de un sexteto.

Parece, por tanto, que se invierten los papeles y en esas novilladas –sobresalientes en su categoría por las plazas y ferias en las que se anuncian–, las ternas desaparecen para degenerar en sextetos; esto es: la historia al revés.

Demos nombres. En Santander, ya habrán toreado los anunciados novillos de El Freixo, Álvaro Lorenzo, Ginés Marín, Varea, Alejandro Marcos, José Ruiz Muñoz y Roca Rey; en Valencia, mañana jueves, se las verán con una novillada de El Torreón, Fernando Beltrán, Posada de Maravillas, Álvaro Lorenzo, Jorge Expósito, Cristian Climent y Varea; en Málaga, el 16 de agosto se riza el rizo, pues serán siete los novilleros actuantes: Ginés Marín, Varea, Joaquín Galdós, Leo Valadez, José Antonio Lavado, Jesús Álvarez y Javier Orozco. Para el 12 de septiembre, en Salamanca, se anuncian con utreros de José Cruz, Posada de Maravillas, Álvaro Lorenzo, Varea, Alberto Escudero, Alejandro Marcos y Roca Rey, y en Nimes, cinco fechas más tarde, harán el paseíllo Posada de Maravillas, Lilian Ferrani, José Ruiz Muñoz, Joaquín Galdós, Leo Valadez y Andy Younes.

No cabe duda de que esta modalidad representa una excelente oportunidad para varios de los muchachos anunciados; pero no me cuadra en absoluto que los Lozano acepten dicho tipo de carteles para Álvaro Lorenzo, o Campuzano para Roca Rey, o Cutiño para Ginés Marín, ni tampoco que lo haga Santiago López con Varea, o Luis Álvarez con Posada de Maravillas. Seguramente, será ley de supervivencia; esto es: transigir con el imperativo de “o lo tomas o te quedas fuera y no toreas”. Y no hay más remedio que acogerse a lo que sea.

Sin embargo, los apoderados que se precien –y los citados lo saben mejor que yo– han de aprender a decir que no de vez en cuando. El prestigio de sus poderdantes está en juego y no creo que ese “descubrimiento del Mediterraneo” del seis para seis, les convenga ni mucho ni poco a los novilleros punteros; aunque, claro está, también puede suceder que me haya quedado antiguo y no entienda ni poco ni mucho el momento en que vivo.

Comments are closed