BAYONA : EL REGRESO DE LAS CORRIDAS EN FIESTAS

Siempre se mantuvo la de a caballo, con un éxito jamás desmentido. Esta vez se cubrió nuevamente el aforo con un público festivo que vino a disfrutar con Pablo Hermoso y fue seducido por la bella Lea Vicens. El navarro cuajó al toro que abrió plaza pero curiosamente no se le pidió ningún trofeo, al marrar una vez con el rejón de muerte. Se llevó dos en el siguiente lidiándolo con poderío, con un temple magistral, imantando al toro desde que salió de toriles hasta su muerte. Lea Vicens no logró esa continuidad, pero estuvo por momentos muy torera, recreándose con gusto ante los astados. Se la vio también con mucho gancho con el respetable, haciéndole participe de todo cuanto hizo. En cuanto a Manuel Moreno, dejó vislumbrar detalles de buen corte y mucho margen de progresión.

La duda de los organizadores era respecto a la corrida de las fiestas: ¿respondería el público presente en el regreso de esta fecha al calendario taurino galo? Vino y se llenaron dos tercios de plaza. Un público menos festivo que antaño pero mas serio y atento. La corrida de Montalvo fue muy alta de agujas, excesivamente, y no resultó tan brava como el año anterior. Hubo un buen toro, el tercero, con el que Fandiño firmó una faena muy templada, con momentos de sentimiento. Habría cortado dos orejas inapelables de no fallar reiteradamente con los aceros. Cortó una en el siguiente, pero de menor peso.

Morenito de Aranda causó una grata impresión y aunque los toros no le embistiesen, o apenas, dejó detalles de buen gusto y sobre todo mucho valor. Se le recompensó con una oreja que ojala le abra puertas en el suroeste francés.

Manuel Escribano toreó con temple y relajo al toro que abrió plaza y tendría que haber cortado una oreja pero como el animal tardó en caer parte del público se lo recriminó. Al siguiente lo fue a recibir a porta gayola, lo banderilleó sensacional, y tras un buen inicio de trasteo de rodillas, el toro se apagó. Escribano hubiera merecido irse de la plaza con algún trofeo en el esportón.

Comments are closed