HUESCA FESTIVA

Durante una semana, la ciudad se cubre de verde y de blanco, la música es permanente tanto en la calle como en el ruedo y, al igual que Pamplona, la peñas llenan la gradas de sol. Un público festivo que adora los adornos mas pueblerinos, el del teléfono con el codo en la frente del bicho entusiasma al personal. Uno de mis vecinos de grada, partidario de Padilla, increpaba al presidente por no concederle las dos orejas a su torero porque « sabe usted, tiene mucho merito hacer lo que hace con solo un ojo ». Tras el rechazo estoico del presidente, incluso para la primera oreja, se pasó diez minutos insultándole. En suma, lo habrán comprendido, aquí lo que manda es : la Fiesta. No es de extrañar que con toros que apenas exceden los 500 kilos El Fandi haya cortado tras una faena sin un solo pase entregado.

Tampoco sorprendre que tras la emoción suscitada por la grave cornada de Rivera Ordoñez –no consigo llamarle Paquirri- el espiritú festivo no tardase en volver porque aquí lo que prima por encima de todo es la alegría.

En el transcurso de las dos primeras corridas de toros una pequeña curiosidad : El Fandi y Perera no salieron a hombros aunque hubiesen cortado dos orejas. El primero porque una de las dos lo fue del toro que hirió gravemente a Rivera Ordoñez y el segundo al estimar que la presidencia le había escatimado la segunda oreja del último. Se permitió incluso lanzarle al presidente la oreja atribuída en dirección al palco. Quizá llegue ese dia en que los toreros pidan que el reglamento les permita atribuirse las orejas ellos mismos, si consideran que se las merecen. En todo caso, las tres orejas que se le concedieron a López Simón fueron por su talento, que es colosal.

Comments are closed