BILBAO 2015 : EL JULI, URDIALES Y LA CORRIDA DE JANDILLA

La memoria es justa: olvida lo prescindible. De las pasadas “Corridas Generales” de Bilbao tres protagonistas pasan a la historia de Vista Alegre. Entre los ganaderos cabe destacar la fantástica corrida de Jandilla, con tres toros memorables, bravos y con clase, uno muy noble y con poco motor y dos menos aptos para una lidia brillante. Junto a ellos se debe situar un toro extraordinario de Puerto de San Lorenzo y otro, bravísimo, de menos a mucho más, de Garcigrande, que correspondió a El Juli.

La gran actuación de este diestro se vio demeritada por el palco presidencial. Le negó la segunda oreja, clamorosamente solicitada, al mencionado bravo. Fue la suya una faena de enorme intensidad, que logró una fusión, un acople entre torero y toro pocas veces visto. Dicha fusión devino en una coreografía tauromáquica que traspasó el espejo de lo real y se deslizó en el misterioso paisaje de lo irreal. La estocada cayó dos centímetros abajo, defectuoso epílogo que se ha perdonado siempre a las grandes faenas, pero el reglamentarismo del presidente no cedió en esta ocasión. Concedió una oreja que igualó la gran obra julista con otras muchas faenas de destreza y trazo menores. (Es cierto que El Juli mata de modo heterodoxo, dando un gran salto y un toque violento a pitón contrario. Pero, ¿no mataba Joselito el Gallo a capón? ¿Cómo han matado casi todos los toreros estilistas después de sus mejores faenas? Curro Cúchares era un matador ventajista y la media lagartijera de Rafael Molina era un cuento. Si todos tuvieran que matar como Paco Camino, aquí nadie cortaba una oreja).

A la misma altura que El Juli brilló Diego Urdiales, con dos faenas medidas, de muletazos justos, los que sus torros demandaban, pero ejecutados con una clase luminosa, torerísima, añeja, el toreo grande de toda la vida.

También cabe resaltar la maestría de Enrique Ponce, poderoso y sereno, el avance de Morenito de Aranda y la esperanza que suscita un nuevo espada, José Garrido.

Con mala suerte en sus lotes, ni a Castella, ni a Perera, ni a Talavante se les puede censurar. De lo demás no me acuerdo. Por algo será.

Comments are closed