ZARAGOZA 2015 : CONFIANZA EN EL FUTURO

Alejandro Talavante es el indiscutible triunfador de esta última feria de El Pilar: Una buena añada por la diversidad de los carteles ofrecidos, promovidos por una campaña de comunicación original y una respuesta masiva del público: lleno de no hay billetes el primer dia y casi lleno el sábado para el mano a mano final.Hacía tiempo que no se había visto esto en el coso de Pignatelli. Éxito indiscutible para Simón Casas y su equipo que tomaban las riendas de una plaza que necesitaba aires nuevos.

El movimiento antitaurino también hace mella en Aragón, feudo sin embargo de nuestra cultura. El sábado, el festejo se transformó en una manifestación pro-taurina con pancartas, eslóganes repetidos en coro por las gentes y un “Viva España” que surgió espontaneamente de los tendidos tras la extraordinaria faena de Talavante.

Faena mal recompensada por un presidente incompetente o con malas intenciones. Curiosamente, existe en Zaragoza –mas que en otras plazas – un desentendimiento desde hace tiempo entre el público y la presidencia, como si se viesen dos corridas distintas. Eso es nocivo y provoca amargor y enfados, que pueden incluso alejar al público de la plaza. Esto no puede seguir así y habrá que tomar medidas como oportunamente lo evocó Martínez Uranga en la conferencia de prensa del balance de la temporada en Las Ventas.

No podemos olvidarnos en esta feria de los de la tierra a los que Simón Casas ha dado bastante cancha. Una tierra, la de Aragón, fecunda en toreros, desde Nicanor Villalta, amigo de Hemingway, pasando por Raúl Aranda y mas recientemente El Tato. Los maños Ricardo Torres y Paulita se las vieron con una corrida de Adolfo Martín imponente pero decepcionante, justificándose y demostrando que merecen entrar en las ferias –ese dia “Rafaelillo” se mostró, una vez mas, heroico. Mas importante de cara al futuro fue el triunfo de la ganadería de los Maños con un novillo que dio una vuelta postuma triunfal.

Todo lo acaecido en esta feria conforta el futuro taurino en esta ciudad. Es la mejor respuesta a esa minoría pero potencialmente peligrosa que pretende aquí también imponer su ley y prohibir brutalmente un arte inscrito en los genes de los aragoneses.

titpierre

Comments are closed