MORA Y FORTES, UN MANO A MANO SIN HISTORIA

VISTA ALEGRE 21 FEBRERO. Sobre el papel, la había. David Mora y Jiménez-Fortes reaparecian después de dos cornadas terribles, antaño mortales, y ahora de las que quitan del toreo. Así que mucha emoción en la plaza, desde que los diestros aparecieron por la Puerta de Cuadrillas, y mucha generosidad del público durante toda la corrida. Ésta pertenecía a la ganadería de Parladé y estuvo bien presentada, fue bravita, noble y blanda de remos. En consecuencia, la picaron poco. Y como los toros tenían movilidad y cierta raza, llegaron a la muleta incómodos, poco ahormados.

Destacó el quinto, un toro muy bravo, casi de bandera. ¿Y los toreros? Dos héroes de inquebrantable vocación e intacto valor, ante los que me descubro. Pero dicho esto, ninguno de los dos me gustó. De Mora no me gustó su trazo, ni su indefinición, unas veces era una alcayata y otras un poste. Y de Fortes me decepcionó su torpeza en la búsqueda del sitio de torear, su falta de pulso, su desajustado temple. A Mora le dieron dos orejas de su primero y le premiaron con una vuelta en el quinto. Fortes salió a saludar en sus tres toros. Si descontamos la emoción de la cita, una corrida sin historia.

Comments are closed