UNA GOLONDRINA NO HACE VERANO

No pudo ser. Todo estaba dispuesto para que el éxito se produjera: el ánimo templado, los deseos del torero a flor de piel, el ganado de Barralva escogido de la rama española, encaste Atanasio, serios de cara y de buen trapío y el respaldo de dieciocho salidas a hombros de veinte tardes toreadas anteriormente en América, donde en ni una sola dejó de “tocar pelo”.

Aquí iba a ser la primera en su corta y triunfal carrera de matador de toros que se fuera de vacío. El primer paseíllo con galón de alternativa de Andrés Roca Rey que lo viera abandonar el ruedo por el portón de cuadrillas sin haber paseado ningún trofeo de sus enemigos. Pudo haberlo hecho tras la faena intensa, sobrada, segura y jaleada por el público, a “Cardifresco”, el toro de su confirmación en la Monumental de México, noble y tardo ejemplar al que apuró muleta en mano el diestro limeño; pero perdió la derechura al tirarse a matar a volapié y al meter la mano la estocada cayó excesivamente baja. Murió de ella el toro, mas sin posibilidad de que mediara trofeo alguno.

Después ocurrió que el cornalón sexto no dio opciones, igual que tampoco las dio el juez de plaza al negarse rotundamente a conceder el sobrero de regalo que el torero solicitaba con el beneplácito de empresa y público. Lo que nueve días antes era bueno para Castella, ahora no lo fue para el torero peruano. Capricho a añadir a los muchos que llevamos soportados de los que ocupan la máxima autoridad en el palco de presidencia, donde hace falta practicar un saneamiento a fondo.

Aunque sea normal la decepción, no pasa nada. Como decimos en España: “una golondrina no hace verano”. Ya cuando se publiquen estas líneas habrá satisfecho Roca Rey su penúltimo compromiso de su campaña americana en el coso de La Petatera, donde estaba anunciado para ayer martes con Hermoso de Mendoza y El Payo a fin de dar cuenta de dos astados de Barralva. Su gira mexicana tendrá su broche –esperemos que de oro– en Guadalajara, plaza que le ha visto triunfar ya en dos ocasiones. Eso será el próximo domingo, donde le espera un encierro de Jaral de Peñas e Ignacio Garibay y Alejandro Talavante como compañeros de terna. Y de ahí a cruzar el Atlántico y traerse sueños e ilusiones a España, donde le espera una temporada, a mi juicio, crucial, pues su nombre aparece en todas y cada una de las principales ferias de este inicio de temporada. El 5 de marzo le espera como “aperitivo” el mano a mano con López Simón en la Magdalena de Castellón; después, el 17 otro mano a mano con Talavante en las Fallas de Valencia; luego un tercer mano a mano con El Juli, en Arles, el día 27. También está anunciado tres tardes en las dos ferias de Sevilla y, por lo que se apunta, otras tres en San Isidro.

Como ven, el chico no se esconde y parece dispuesto a coger por los cuernos, desde el minuto uno, el toro de la temporada que lo catapulte a esos puestos señeros donde ansía estar, y donde a buen seguro estará a poco que lo ayuden los toros y lo respeten los percances. Muy pronto vamos a comprobarlo.

Comments are closed