LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO

Hacía años que no volvía a la placita landesa de Mugron el lunes de Pascuas. La recordaba como un pequeño coso coqueto, sigue siéndolo, donde se programaban novilladas con ganaderías de prestigio, en principio con “garantías”, bien presentadas, frente a las cuales solían lucirse novilleros punteros.

La presentación ha cambiado, el trapío también, probablemente mas acorde con los tiempos actuales pero menos propicio para el triunfo. Los novillos de Murteira Grave, que no comparecían desde hace tiempo en Francia, eran altos de agujas, rondando los 500 kilos, pero agradables de cara. No tuvieron mal genio pero sí, como dicen ahora, muchas teclas que tocar.

A Joaquín Galdós se le vió con recursos, puesto, pero bastante frío, sin chispa. Cortó una oreja del cuarto.

Tuvo mas gancho Pablo Aguado, al que le tocó en suerte el mejor novillo de la tarde, el quinto, noble y repetidor. Encandiló al público con la estética de su toreo pero personalmente no me llenó como en otras ocasiones. Sin embargo de haberlo matado habría cortado las dos orejas. El que mas estuvo en novillero fue Luis David Adame, que me encantó en el capote. Toreó vistoso, alegre, con mucha frescura. Desigual en banderillas, se lució en algún que otro par, y estuvo algo verde en la muleta.

Comments are closed