MADRID SAN ISIDRO 2016. DEL 16 AL 22 DE MAYO

Los toros (por orden de comparecencia). Lunes 16: Seis novillos de El Montecillo, bien presentados (una corrida de toros de hace 30 años), mansos, con genio defensivo y mucho peligro. Martes 17: Seis toros de Pedraza de Yeltes, grandes como armarios, muy mansos y muy nobles, salvo el 3º, bravo, bajo y hondo, bien presentado, astifino y protestado por no tener los pitones largos. Miércoles 18: Cinco toros de Fuente Ymbro, mansos, desiguales de hechuras, y uno de Buenavista, noble. Jueves 19: Cinco toros de Puerto de San Lorenzo, bravos, nobles y con clase, muy bien presentados, flojos de remos o de pezuñas. Uno de Valdefresno, 4°, manso y con peligro. El 6º, bravísimo. Gran corrida malograda…Viernes 20: Seis toros de Alcurrucén, bien presentados, desiguales de hechuras, mansos y deslucidos. Sábado 21: Seis toros de El Capea (hierros de El Capea, Carmen Lorenzo y San Pelayo), bravos, con brío y clase, bien presentados. Domingo 22: Cuatro toros de Las Ramblas, que cumplieron; uno de Julio de la Puerta, bravo, y otro de Buenavista, bravo.

Conclusiones: Demasiados toreros mansos: Los novillos de El Montecillo, mansos con genio; los toros de Pedraza de Yeltes, mansos y nobles, salvo el 2º, bravo; los de Fuente Ymbro, mansos, unos con genio y otros descastados; los de Alcurrucén, mansos y desabridos. Menos mal que los de Puerto de San Lorenzo tuvieron bravura y clase, así como la corrida de El Capea para rejones fue brava y enrazada. Y a medio camino se quedaron los de Las Ramblas, que simplemente cumplieron. Mal balance ganadero.

Los toreros (por orden de actuación)

Filiberto (novillero): Muy capaz y muy valiente con un toro agresivo y peligroso. Se cortó en la mano con la espada al entrar a matar y no pudo lidiar a su segundo novillo.

Juan de Castilla (novillero): Con enorme entereza, valor y mucha destreza mató 4 novillos difíciles. Cortó una oreja.

Luis David Adame (novillero): Con soberbio trazo y valor, planta de torero y el don de torear, será figura si los toros le respetan.

Juan Leal (confirmaba la alternativa): Ante dos moruchos sin celo, no dijo nada.

Manuel Escribano: Voluntarioso y vulgar frente a dos toros deslucidos, pasó sin pena ni gloria.

Juan del Álamo: Cortó una oreja al único bravo de “Pedraza de Yeltes” por su gran toreo con la derecha. Si le hubiera dado más sitio y más plaza con la izquierda habría cortado dos.

Diego Urdiales: Buenos naturales y redondos con el de “Buenavista”. Alargó la faena, se defendió el toro y perdió la oreja. Con el de Fuente Ymbro, machacón y sin posibilidades de torearlo.

Miguel Ángel Perera: Se dejó los toros crudos, no se lo perdonaron; ligó a toros que no querían repetir, le protestaron; le embistieron los inquisidores, no los cornudos.

Alejandro Talavante: Siempre por encima de las circunstancias, a su segundo manso lo dejó ir a toriles. Allí le armó un lío. Cortó una oreja de mucha fuerza.

Enrique Ponce: Valor, elegancia y maestría. En suma, un figurón del toreo.

Daniel Luque: Estuvo muy por encima del peor lote del encierro. Magistral con el capote.

Román: Tuvo mala suerte: su noble primero se lesionó y su segundo era demasiado bravo y lo castigaron poco en el caballo. Si mata bien a éste le dan la oreja.

El Juli: Con los intransigentes en contra y dos toros negados, no se valoró su actuación.

Sebastián Castella: Sobrado frente a dos toros muy complicados, toreó con mucho temple. Pero como los intransigentes le pitaron, la mayoría se inhibió.

José Garrido: Valeroso y entregado, se topó con dos toros muy complicados.

Sergio Galán (rejoneador): Correcto y previsible. Se le respetó y no emocionó. Nota alta con “Apolo”, un caballo de extraordinaria elegancia.

Diego Ventura (rejoneador): Más poderoso que artista, más espectacular que puro en la ejecución, estuvo importante en la lidia. Pero la gente no lo valoró. En el rejoneo no importa el mérito sino los resultados y matar a la primera, aunque sea de un bajonazo.

Leonardo Hernández (rejoneador): Jinete excepcional y torero valeroso, su lidia es vibrante y ejecuta las suertes con sentimiento y verdad escalofriantes. Su toreo en la corta distancia, de infarto. Cortó 4 orejas.

Manuel Cid, “El Cid”: Voluntarioso y correcto, también estuvo vulgar.

Paco Ureña: Toreó mermado, sin reponerse de su cogida en Vic-Fecensac. Dio muletazos muy buenos en su dos toros, fue cogido sin consecuencias, mató entregándose y cortó una oreja.

Conclusiones: ¿Han pasado cosas relevantes esta semana? En otros tiempos, de mejor afición, diríamos que sí. Por ejemplo, se ha descubierto un novillero con mimbres de figura: Luis David Adame. Más: la reapariciñon de Enrique Ponce fue brillantísima. Y más: Alejandro Talavante volvió a deslumbrar con una actuación que aunó la inspiracion y la maestria, el valor y el arte. Y más: todas las figuras están donde estaban, dadas las pocas prestaciones de los toros. Y más: un rejoneador, Leonardo Hernández ha consolidado su posición en la primera fila. Y más: Paco Ureña, templado y heroico cerró la semana con un triunfo de peso. Es el nuevo torero de Madrid.

Comments are closed