AROMAS Y PODER

La Brède, sábado 25 de junio 2016. Por su actitud, su porte, su manera de manejar los engaños aunque los pases resultasen incompletos, Curro Díaz sedujo a la afición de esta plaza cercana a Burdeos. Pero además del aroma que desprendió su toreo, sorprendió por su poderío, su determinación. Su lote de Fuente Ymbro no se lo puso fácil. El que abría plaza salió con buen son pero se le rompió el pitón. El sobrero tuvo poca clase y fue a menos, pero Curro no cejó en su empeño y se volcó hasta la estocada final, un poco caída pero de entrega absoluta. Cobró una oreja y dos en el siguiente por una faena improbable. El toro se empleó poco de salida, se distraía fácilmente y además era reservón. El de Linares lo fue domeñando, aceptando sus medio embestidas, se produjo la ligazón ante la incredulidad del respetable. Faena vibrante e inteligente, prueba una vez mas del gran momento de este veterano matador.

Alberto López Simón tenía una deuda pendiente con la afición de esta plaza. No pudo venir la temporada anterior y prometió volver. Cumplió con la palabra dada pero se las vio con un lote de poca transmisión. Noble su primero, pero muy blando, flojo de remos y sin chispa, el madrileño le dio su lidia en una faena larga, de muletazos templados pero con poco eco. El quinto fue desagradecido, soltando la cara sin parar, sin opciones para el mínimo lucimiento.

Hubo un gran toro de Fuente Ymbro, el tercero, de mucha calidad y recorrido. El peruano Joaquín Galdós estuvo bien, trazó buenos muletazos, pero le faltó fibra, dejarse llevar. Cortó una buena oreja pero podrían haber sido dos. Se mostró voluntarioso ante el último toro, descoordinado en su embestir y complicado de templar.

Comments are closed