BAYONA EN FIESTAS

Pese a las amenazas, los rumores, hubo Fiesta en Bayona, aunque eso sí con menos gente. En cuanto a toreo, tanto en la corrida de rejones como en la de a pie, ningún toro permitió que se disfrutase de verdad. Pablo Hermoso estuvo en maestro, sobrado en sus dos toros, encelándolos de salida con un mando suave y embriagador. Lástima que sus toros de los Espartales se viniesen pronto abajo, como toda la corrida. El navarro cortó una oreja en su segundo y pudo haber desorejado a su primero de no fallar con el acero.

Lea Vicens conectó con fuerza con las gradas. Muy entonada en su primero anduvo mas desacertada en el siguiente con rejones colocados de manera muy aproximativa. Aún así cortó una oreja con un público entregado después de que truenos, rayos y lluvia cayese sobre la plaza. También tocó pelo Manuel Manzanares pero en conjunto a su actuación le faltó vibración.

Los toros de Montealto se presentaban en Francia. Muy serios, algo excesivamente cargados de kilos, el primero pesó mas de 600, se desfondaron en conjunto en los primeros compases de muleta, salvo el cuarto que duró algo mas. Lo aprovechó Juan Bautista en tres o cuatro series de muletazos de toreo desmayado y muy estético. Pero repentinamente el toro se acabó. Nada pudo hacer el de Arles en su primero. Castella destacó en su primero, un toro sin ninguna clase y reticente a embestir, en una faena de gran lidiador, apasionante para el aficionado. Cortó una oreja de peso. En el siguiente no hubo nada que sacar. Thomas Dufau tuvo una tarde discreta y es que los toros tampoco permitieron mucho mas.

Comments are closed