ANIMALES DE COMPAÑIA, ANIMALISTAS Y TOROS BRAVOS

Con la reciente entrada en vigor de la Ley de Sacrificio Cero, la Comunidad de Madrid contempla gastar un millón de euros más en el sufragio de los gastos que generan a las protectoras los entre 6.000 y 10.000 perros y gatos abandonados cada año en la región.

Las asociaciones animalistas, y la administración también, harían bien en perseguir con mayor eficacia unas prácticas delictivas que obligan a nuestra hacienda a dedicar una partida presupuestaria necesaria a otros fines. Porque paliar las dificultades económicas que atraviesan muchas familias, el desempleo, la falta de vivienda y otros problemas mayores, preocupa seguramente mucho más a una ciudadanía que tiene que pagar colectivamente esta factura. También beneficiaría a unas protectoras que no dan a basto.

Las organizaciones animalistas que dedican tanto tiempo a recoger ayudas económicas de particulares y asociaciones internacionales para promover la prohibición de la Tauromaquia deberían revisar así mismo sus programas y objetivos. Aunque organizar campañas para denigrar la fiesta de los toros, una actividad legal y productiva, otorgue mucha más visibilidad que dedicarse a lo suyo.

Sería por ello oportuno hacer y divulgar un estudio sobre el bienestar animal en las más de 50 explotaciones de bravo que atesora la Comunidad de Madrid, censar los animales, especies y espacios naturales que protege la lidia de poco más de 1.500 toros y novillos bravos al año, el empleo, los beneficios fiscales y medioambientales que genera o los controles sanitarios que se observan a este respecto en la Comunidad de Madrid, y compararlos con los costes que, en beneficio de unos pocos, entraña para la ciudadanía la explotación de unos animales desnaturalizados, cuando no castrados.

De paso, promover el estudio de razas como la del perro Alano y otras que ayudan a realizar actividades vinculadas a la ganadería de bravo, el pastoreo, la guardia o la caza en la Comunidad de Madrid, y la de los felinos que conviven con seres humanos y otras especies en explotaciones agrícolas y ganaderas ecológicas, y poder así comparar también la situación de estos vigorosos y apreciados animales con la de tantas mascotas encerradas en apartamentos y luego masivamente abandonadas al borde de la carretera.

Carlos Arévalo Nonclercq

ncc comunicación

ncc@naturecreacom

PARADOJAS

ALANOS 1

Comments are closed