VALDEMORILLO : EL DINERO PEQUEÑO

En Valdemorillo (Madrid) había una plaza portátil. En 2003 construyeron una gran plaza cubierta. ¿Por qué? Seguramente para atraer a la afición de la capital y de los pueblos aledaños. Para lograrlo eran precisos los grandes carteles. Nunca los hubo. Y la nueva plaza casi nunca se llenó.

Este año, el Ayuntamiento, en manos de independientes y de Podemos, declaradamente antitaurinos, ha rebajado la subvención a la Feria. Pero ésta contaba con los derechos de televisión, que supongo bajos, y con la taquilla, que vendió casi tres cuartos de plaza y casi media entrada… aparentes. ¿Hubo caja suficiente? ¿Cuánto cobraron los toreros? ¿Cómo se pagaron los toros?

La primera corrida pertenecía al dueño de la plaza y embistieron tres toros, estuvieron bien los toreros: destacó El Cid con un gran toro, Paulita dio una buena tanda de redondos y Fandiño se fajó con un mal lote. Notable.

Pero la segunda anunciaba un lote de Buenavista, positiva elección, que se vio después sustituido por otro de López Gibaja, mala sustitución, para tres matadores que apenas torean. Menos mal que Martín Escudero es un buen torero y se impuso a las malas condiciones del ganado. Peor lo pasaron sus compañeros, Christian Escribano y Posada de Maravillas, también frente a torancones fuertes, descastados y mansurrones. Suspenso.

Ambas corridas fueron muy serias, algunos toros podrían haberse lidiado en Las Ventas. O sea, un despropósito: toro grande y dinero chico. Así no se endereza una feria.

Comments are closed