INAUGURACIÓN DE LA TEMPORADA EN MADRID

Seis novillos extraordinarios de Fuente Ymbro. Lo nunca visto. De seis novillos embistieron seis. Con bravura y codicia. Con vigor y fondo. Con alegría y clase. Increible, prontos al cite, alegres y enclasados en el galope, queriendo enganchar siempre las telas por abajo, de embestida fija, larga y profunda, fueron bravos en varas, se vinieron arriba, con alegría, en banderillas y en la muleta no se cansaron de embestir, con mayor profundidad a medida que los diestros los obligaban más.

Todos fueron de orejas, pero hubo dos, el segundo, de nombre “Adulador”, y el sexto, “Pintor”, que fueron de indulto. Pero el presidente ni siquiera ordenó su vuelta al ruedo: enemigos internos que tiene la Fiesta.

Apunten este nombre: Diego Carretero. Un novillero manchego que debutaba en Madrid. Le ví verde en su primer novillo y en el que mató en sustitución de Pablo Aguado, pero en el sexto dio varias series de naturales y derechazos de auténtico clamor. A pesar de que mata al capón, debieron darle las dos orejas y debió salir por la Puerta Grande. Y también, vuelvan a apuntar el nombre de Pablo Aguado, que le hizo una buena faena al toro que menos humilló y fue cogido antes de entrar a matar.

En la plaza hubo media plaza, muy buena entrada si se tiene en cuenta los días de lluvia que precedieron al festejo y el frío que hacía. Bien empieza la temporada Simón Casas.

Comments are closed