GRACIAS CURRO

Gamarde, 2 de abril. El toreo caro, de lujo, no es, ni ha sido, ni debe de ser reservado a plazas de primera y ferias de relumbrón. La afición también está en el campo y merece poder disfrutar de lo mejor, de lo bueno. Como es el toreo de un matador que hoy todo el mundo quiere ver. Curro Díaz deslumbró en la placita landesa de Gamarde.

Fue ante un toro de José Cruz de escaso juego, a priori, y al que mandó picar poco. Faena en crescendo, convenciendo al toro con su temple sedoso y delicado en series cortas al principio pero cada vez mas exigentes. Toreo fascinante por el poderío que no se vislumbra tanto debido a su magia. El público lo premió con dos orejas pese a un metisaca, algo bajo, después de una estocada eficaz. El que abrió plaza resultó muy endeble y pese al cuidado, al mimo del torero de Linares, no se llegó a cuajar faena. Aún así hubo detalles sabrosos y hubo una pequeña petición de oreja.

Le acompañó en la salida a hombros Thomas Dufau, quién se enfrentó al mejor lote de la tarde. El torero landés estuvo animoso, con toreo de rodillas, pases cambiados por la espalda, luquesinas y seguro con la espada, lo que permitió cortar sendas orejas.

El peruano Joaquín Galdós toreó muy despacio de capote a su primero que dio escaso juego en la muleta. El último de la tarde tuvo mucho mas gas y embistió con profundidad. Al matador se le vio algo frio, un poco mecánico, pero la afición recompensó su tesón con una oreja.

Señalemos que este festejo es la primera corrida de toros de la temporada francesa, que hubo lleno en la plaza y que los toros de José Cruz estuvieron correctamente presentados, justitos de fuerzas, de juego dispar, destacando algunos ejemplares por su nobleza.

Comments are closed