MADRID, 2ª NOVILLADA DE LA TEMPORADA

Madrid, 2ª novillada de la temporada. Asombro de Ángel Sánchez y gravísima lesión de García Navarrete. La novillada de La Quinta fue brava, no seis de seis como la de Fuente Ymbro, pero sí brava, y con un novillo de excepcional clase en  la muleta, el 5º, llamado “Pavito”, que recordarán mucho tiempo los aficionados. Eso sí, había que torearlos.

Lo hizo con pulcritud académica el venezolano Manolo Vanegas, se pidió, sin mucha fuerza, la oreja en sus dos novillos y se le aplaudió en el 6º, un novillo deslucido de Rehuelga. Lo de Ángel Sánchez fue otro cantar. Toreo embraguetado y embriagado a la verónica, remates altivos y gozosos con medias y revoleras, y un toreo excepcional, de gran enjundía y pureza con la muleta. Mano baja, conjunción muy ceñida, largo trazo, remates por detrás de la cadera, un toreo paradigmático por naturales y derechazos y pases de pecho portentosos, de hondura en el ceñido embroque y épica liberación en su remate. Estamos ante un novillero excepcional que, lamentablemente, no sabe matar. Por eso perdió las dos orejas, inobjetables, de su excepcional quinto novillo. Y, por la misma razón, no pudo dar la vuelta al ruedo con el 2º, un complicado torazo de San Martín –535 kilos y casi 4 años-, incierto en los dos primeros tercios y al que toreó con la muleta como si fuera de dulce. Lo dicho, hay torero. Pudo con el malo y estuvo muy por encima del bueno.

La otra cara de la gloria, la de la tragedia, tuvo al debutante García Navarrete como protagonista. Al entrar a matar a su primer novillo, peligroso y complicadillo, fue atrapado al cruzar y sufrió múltiples cornadas, dos en el cuello, otra en la pierna y una luxación en la clavicula. La voltereta se vivió con horror en la plaza. Confiemos en su recuperación.

Por lo demás, la primera temporada de Simón Casas camina viento en popa. Los novillos que contrata no bajan de trapío pero sí aumenta su calidad. Y a la plaza va mucha gente.

Comments are closed