FAENÓN DE GINÉS MARÍN

Madrid, Corrida de la Cultura; Por el momento, las dos faenas más importantes en lo que va de año en Las Ventas tienen un solo autor: Ginés Marín. La última se la ha hecho a un toro bravo de Núñez del Cuvillo. Tan bravo que era muy dificil torearlo. Pero Ginés lo ha hecho con temple, valor, inspiración y un aplomo de figura. Si lo mata hubiera vuelto a salir por la Puerta Grande. A su segundo, también bravo, pero rebrincado y muy incómodo, lo toreó a placer. Y si lo descabella, hubiera cortado otra oreja. Ginés Marín es un as del toreo, pero con los aceros no es nadie.

Morante tuvo un lote infame. Su primero era un armario de tres cuerpos y su segundo, un buey muy basto de hechuras. Ninguno embistió. A su primero lo toreó por verónicas como solo él sabe hacerlo. Con su segundo no pudo, porque tras un lance bellísimo, el morucho huía hasta de su sombra. El público no se enfadó con los toros, se enfadó con el torero. ¡Qué necedad!

Cayetano tuvo dos toros buenos, y él tuvo momentos muy buenos, buenos y malos. Eso sí, siempre derrochó valor y entrega.

Me gustaron tres toros de Núñez del Cuvillo, 2º,3º, y 5º. Por cierto, al 3º, de precioso trapío y salinero de capa, como el devuelto de la corrida anterior, lo protestaron de salida. El porcentaje de tontos empieza a ser preocupante en esta plaza.

Comments are closed