GAMARDE APOTEOSIS DE LUQUE

Toreo mayúsculo, de una creatividad increible, que dejó subyugado al público. Por supuesto, la gente conoce a Daniel Luque, pero el nivel de madurez, de maestría que ha alcanzado Daniel Luque fue para muchos una revelación. De capote, ante su primer toro de Fernando Peña, lo bordó con una verónicas bellísimas, de una despaciosidad embriagadora.

Al toro lo mandó picar poco para luego exprimirlo hasta decir basta. Con una muleta poderosa y a la par sedosa, fue corrigiendo sutilmente las asperezas del toro, sin que le tocase en ningún momento el engaño, por naturales y derechazos medidos, saboreados. No se puede torear mejor, con mas empaque. Remató por luquesinas y cuando todos creíamos que iba a por la espada, siguió toreando y deleitándonos en una faena que parecía no tener fin y algunos empezaron a pedir el indulto.

No se le merecía, aunque tuviera calidad, sobre todo porque se la extrajo Luque. Si mata al toro, le corta el rabo. No fue así, pero tras pinchazo, estocada y dos descabellos, se le dió una oreja. En el otro toro no pudo lucirse de capote, pero de nuevo la armó con la muleta. Faena intensa, sin un desecho, de acople total de cabo a rabo, in crescendo, rematada con unas poncinas de dominio total. Esta vez estuvo certero con la espada y recibió dos clamorosas orejas.

Curro Díaz no tuvo suerte con su lote, el peor de la tarde. Al primero le faltó fuelle y le sobraron kilos. Aún así, el toreo de Linares le sacó dos tandas de naturales soberbias y lo toreó con mimo. Hasta donde el toro dio de sí, que no fue mucho. En el otro se gustó en el capote, buscando darle la réplica a Luque, y la primera serie de muletazos fue muy bella, pero el toro se vino también abajo, rematando con la cara alta, y Curro estuvo poco acertado con los aceros.

A Thomas Dufau se le vieron disposición y entrega, pero a su toreo le faltó temple y cadencia ante un lote que permitía mayor lucimiento. Su situación es complicada, se le nota que ha de torear más para asentarse pero las oportunidades escasean y no han de desaprovecharse. Sus paisanos le recompensaron con una generosa oreja en su primero.

La corrida de Fernando Peña fue noble en conjunto, bien presentada, mucho mas seria que en anteriores ediciones. Un exito, con la plaza llena, para esta corrida que abría la temporada en el suroeste.

Comments are closed