LAS CLAVES DE SAN ISIDRO. VERGONZANTE MANSADA DE DOLORES AGUIRRE.

Madrid, 27 de mayo. Seis toros de Dolores Aguirre. Rubén Pinar, Venegas y Gómez del Pilar. Seis toros y ni una sola embestida. Huídas por doquier. De los caballos, de los capotes, de las muletas. Esperas, vista desparramada y arreones no dejando pasar en banderillas. Saltos, derrotes, reposiciones, acometidas defensivas, oleadas cobardonas, genio del manso fuerte y descastado. Y muchos kilos, cerca y más de 600 por barba. Y muchos cuernos, feos y destartalados. Así fueron todos los -¿toros o bueyes?- que salieron al ruedo de Las Ventas el domingo 27 de mayo. ¿Cómo se puede venir a Madrid con semejante escoria? ¿Cómo pueden aprobar los galenos tamaña aberración? ¿Sólo cuenta el volumen feo y las cornamentas infames para los exigentes expertos en el toro de lidia?  Dicen que el lote provenía de cinco sementales distintos. Si así fuera, sería para mandar la camada, más los padres y las madres, al matadero.

Los matadores, aguerridos, entregados inutilmente, eficaces estoqueadores. Merecen un desagravio con un encierro decente. Y las cuadrillas, encomiables. A pie y a caballo. Mal empieza el ciclo torista de San Isidro.

Comments are closed