SAN ISIDRO (6ª CORRIDA). GRAN CORRIDA DE PUERTO DE SAN LORENZO

A los toros les sobró algún kilo, pero compusieron una gran corrida. Embistieron los bravos y también los mansos… que no lo eran tanto. Además, sus embestidas fueron elegantes, templadas y rítmicas: el gran fondo de Atanasio y Lisardo. Y calibraron a los toreros. El mejor valorado fue Paco Ureña, que hubiera cortado una oreja a su primero de haberlo matado bien. Pero el toro era de dos. ¿Qué le faltó a la labor del buen torero murciano, si dosificó buenas tandas de redondos y naturales? Sobredósis, esa intensidad que va de la aprobación a la pasión, del “bién” al “ole”, de la ejecución empeñada al toreo degustado. Sin embargo, con su segundo, sí mereció la oreja que conquistó, porque a las correosas embestidas se impuso la entrega y el mando del toreo. A Fandi, buen capotero, excelente lidiador, poderosísimo banderillero, vulgar y muy despegado muletero, le sobró oficio y le faltó todo lo demás. Y López Simón dio pases buenos y pases sin sentido. A veces hizo el toreo, pero nunca lo dijo. En resumen, a la corrida le faltó torero, y a los toreros les sobró el viento. A propósito, ¿por qué estos nunca miran las banderas y torean siempre donde bulle el vendaval?

Al público, tan poseído de su conocimiento en esta plaza, algunas preguntas:

¿Por qué se indigna cuando un picador pisa la primera raya en busca del manso, si dicha raya la impusieron los montados por el peligro que entrañaba ir a buscarlo casi en los medios?

¿Por qué siente como una afrenta que pique a un toro abanto y manso de salida el picador que hace puerta, si así lo elige su inercia bravucona?

¿Por qué pita a los toreros cuando quien lo hace mal es el toro?

¿Por qué aplaude tanto el cite cruzado, que suele ser una ventaja, y no valora el toreo dentro del toro y embraguetado, cruzado o no, el que forja largas y profundas embestidas, si luego jalea el segundo y tercer muletazo, cuando el torero está en su sitio y el toro en el suyo?

Menos mal que el grueso de la afición madrileña tiene más conocimiento que tanto presidente descarriado y tanto vocinglero “sabio”.

 

Comments are closed