APUNTES TRAS LA FERIA DE MONT-DE-MARSAN

En primer lugar, ha sido un exito de público, con cuatro llenos en cinco corridas de toros, en la otra hubo mas de tres cuartos, y media plaza en la novillada con picadores nocturna. Otro dato, un diez por ciento mas de abonados. Por los tiempos que corren, un exito pues para la empresa y la comisión taurina.

En el aspecto meramente taurino, el balance es mas contrastado. Las ganaderias estrellas programadas, de los mas puntero que hay en el campo, han decepcionado. Terciada, noble pero blanda e insulsa la de Garcigrande ; con mas cara y presencia la de Jandilla pero tampoco dio mucho juego y se vino abajo demasiado pronto ; la de Nuñez del Cuvillo defraudó por similar falta de celo, de motor, salvo el bravo y fiero corrido en último lugar. En el apartado torista se programó una de Dolores Aguirre, parca de embestidas y a la defensiva. La corrida triunfadora fue la de La Quinta, impecable de presentación, la bravura fue una constante, con dos toros excepcionales de entrega, de nobleza que hubieran merecido una vuelta al ruedo, y los restantes con mucho que torear. Hierro que fuera triunfador la temporada pasada en esta misma plaza y que confirma su implantación y cartel en Francia.

Por lo que respecta a los toreros de a pie, se esperaba mucho de Juan Bautista, con dos tardes en la feria, pero pareció cohibido y no encontró materia para reencontrase con esta plaza de la que saliera triunfador el año pasado. Tampoco logró reconquistar Mont-de-Marsan El Juli, pese a su tesón y determinación. Si lo hizo Emilio de Justo que se alzó como triunfador de la feria, tras una faena de ligazón y pellizco a uno de la Quinta y otra de maxima entrega frente uno mas correoso. Sebastián Castella puso la plaza en pie tras una faena a mas, vibrante y profunda a uno del Cuvillo. También provocó escalofrios Roca Rey y personalmente me entusiasmó Pepe Moral ante uno de Dolores Aguirre al que arrancó embestidas inverosímiles con un sitio apabullante.

Señalar por último la maestría de Ponce con un lote deslucido y el cariño del público con Juan José Padilla.

Foto Bruno Lasnier


justomdm1

Los comentarios están cerrados.