DAX : EL TORO COMO PROTAGONISTA

En Dax se ha visto el toro. Ha sido el gran protagonista de la feria Toros y Salsa con variantes contrastadas en el comportamiento, donde nadie se aburrió, como puede acontecer en tantas tardes. Corrida de Victorino de apertura, magnificamente presentada, correosa en conjunto, incluso pegajosa, complicada de lidiar.

Hubo un gran toro, el segundo, algo tardo en el primer muletazo, por la derecha, desde el segundo, hacía el avión con esa transmisión especial que tienen los toros de este encaste. Emilio de Justo lo entendió y construyó una faena vibrante rematada de une estocada eficaz por lo que cortó una oreja. El siguiente de su lote fue otro cantar, reticente a embestir, muy complicado. Jugándosela, pase a pase, Emilio se hizo con él y a la par conquistó las gradas que vivieron intensamente, con emoción, toda la faena. Otro trofeo merecido para de Justo que volvía así a salir nuevamente en volandas de una plaza francesa.

Curro Díaz le dio la lidia adecuada a su primero, en maestro, a la distancia y alturas precisas, con mucho temple. Hubo incluso muletazos de desmayo con la firma de la casa. Sin embargo, curiosamente, la faena no le llegó al público. Su clásico fue el clásico barrabás de esta ganaderia y Curro optó por abreviar, por lo que fue abroncado.

José Garrido estuvo bien, en el sitio, dibujó incluso buenos muletazos que no eran evidentes ante un lote poco evidente, pero el público se mostró frio ou muy exigente, salvo en las excelentes verónicas de recibo al que cerró plaza.

La excelente novillada de José Cruz permitió a la terna dejarse ver, o al menos saber  por donde van los tiros, las intenciones de estos tres novilleros franceses del suroeste.

Algo distraídos de salida, los novillos mostraron fijeza en la muleta y sobre todo una nobleza extremadamente generosa.

Baptiste Cissé les cortó una oreja a cada uno de sus novillos. Si la semana anterior se había mostrado gris en Bayona, esta vez se le vio aplicado y honesto ante su primero, que finiquitó de un recibir, y mas suelto e incluso gustándose en el siguiente. Hubo varias tandas con la mano derecha, sobre todo en los primeros compases de faena, de relajo y con calado entre sus paisanos que le han renovado su confianza.

Jean Baptiste Molas es nieto del que fuera empresario de Dax, Pierro Molas. Se presentó con picadores y va a dar de que hablar. Tiene gusto, sensibilidad, estética y personalidad. Un debut prometedor en el que cortó una oreja en el sexto y podría haber cortado otra en su primero.

Dorian Canton tiene valor, es un novillero concienzudo y sincero pero le faltó chispa para encender las gradas. Se mostró técnico pero a la par demasiado mecánico.

Se cerró el telón de esta feria con una gran corrida de Victoriano, se le dió una vuelta al ruedo al sexto pero el primero también la hubiera merecido. Un lote ideal para el toricantano « El Adoureño » que se mostró voluntarioso ante dos grandes toros como para abrir muchas puertas. El primero era una estampa, precioso de lámina y de una nobleza incombustible. Al sexto lo desorejó el torero del Adour tras un trasteo esforzado. Fue un grandísimo toro, fiero, bravo y muy noble.

A Ponce le tocó también uno bueno y le sacó en una faena con el sello de la casa. Primó la ligazón, la estética, la rubricó con sus clásicas poncinas y una estocada certera. Recibió dos merecidas orejas. Su siguiente no tuvo el mismo son y se apagó enseguida.

Talavante tuvo detalles, tanto de capote como de muleta. Pasajes bellos, creativos, pero ninguna faena rotunda, esa que la afición del suroeste francés sigue esperando.

 

Los comentarios están cerrados.