DIEGO URDIALES REINA EN MADRID

El impresionante triunfo de Diego Urdiales en Las Ventas tiene varias lecturas. La primera, estrictamente torera, reivindica un toreo de pureza y clase excepcionales. El trazo de sus pases –en esta ocasión con la muleta, pues sus toros no se prestaron al toreo de capa- tuvo el perfume propio de los grandes artífices del toreo. Por su naturalidad recordaba a Antonio Bienvenida; por su dibujo, a Paco Camino; por su cadencia, a Curro Romero. Y con el estoque homenajeó a su paisano Antonio León, supremo estilista de la estocada. Lo de sus tres orejas es anecdótico. No así que diera una segunda vuelta al ruedo con dos orejas en la mano, ese segundo paseo subrayó la importancia de una tarde que ha pasado a la historia de Las Ventas.

La segunda implica una denuncia sobre el estado actual de la Fiesta, lo que ahora se denomina el “sistema”.   ¿Cómo es posible que un torero de tal dimensión haya toreado esta temporada solo cinco corridas? ¿Qué torero del “sistema” está por encima de Urdiales? ¿Es útil a la Fiesta y a las empresas el intercambio de toreros mediocres? ¿Para cuándo una ley antimonopolio que prohíba a las empresas invadir el territorio del apoderado? ¿Cómo no respetar el derecho de Urdiales a no torear cuando le ofrecían sueldos indignos?

Y la tercera agradece al destino, al azar, a eso que los taurinos llaman suerte, su cara más favorable. Pues aunque los dos toros de Fuente Ymbro tuvieron mucho que torear, sirvieron de base para el triunfo del torero. El resto lo puso Diego, un torero que ya es la máxima atracción para las ferias de la próxima temporada.

Completaron la terna, Octavio Chacón, que sorteó un lote infame, y David Mora, que tuvo un lote excelente, el primero de Fuente Ymbro y el segundo de Joselito. El gaditano dio una gran tarde y cortó una meritísima oreja. Y al madrileño se le fueron dos toros de consagración.

El día antes, Diego Ventura se encerró con seis y la verdad es que no pasó nada de particular. Y el viernes se lidió una infame corrida de Adolfo Martín con las que se estrellaron Alejandro Talavante, Álvaro Lorenzo –que lidió un sobrero de Conde de Mayalde, con el que no se entendió- y Luis David Adame.

Conclusión: la Feria del “Bombo”, la que inicia el sorteo de ganaderías, ha sido un exitazo.

Comments are closed