JUAN ORTEGA, UN GRAN TORERO

Si la corrida de El Torero, con muchos kilos, hubiera tenido fuerza, habría sido memorable.Pero su debilidad exigió que se la picara poco y los toreros no la pudieron templar -ninguno admitió pases completos, rematados por abajo-, no pudieron emocionar a un público, por otra parte aterido de frio.

David Galván y Pablo Aguado estuvieron por encima de sus enormes y febles toros, algo insuficiente para triunfar. Pero su compañero de terna, Juan Ortega, superó la adversidad con su primer toro, al que dio tiempos de recuperación, le trató con un pulso y un mando increíbles, le toreó con un arte insuperable. ¡Qué trazo, qué temple, qué armonía! Su faena, tan justa como pedía el toro, fue perfecta y alcanzó el rango de sublime.Mató a la primera, pero no le concedieron la oreja. La verdad es que la petición no fue unánime. Se ve que para algunos la calidad no es suficiente, también quieren cantidad. Lamentable.

Afortunadamente, los tres matadores torean en San Isidro. Un aliciente más a la Feria.Confiemos que no la estropeen toros tan gordos como los de hoy..

Los comentarios están cerrados.