SAN ISIDRO 10 : PEDRAZAS MEJORADOS

Si no hay bailarines gordos, baloncestistas bajos, ni toreros barrigudos, tampoco debiera haber toros como los del encaste Aldeanueva: altos de agujas, largos y quebrados de lomo. Son hechuras que no facilitan embestidas continuadas y con ritmo.

Pero tanto los ganaderos de El Pilar, como ahora los de Pedraza de Yeltes, empiezan a modular el tipo del encaste por ellos elegido. Así, la corrida de Pedraja fue algo más baja y algo menos pesada. Sus toros se acercaban a los seiscientos kilos y no a los setecientos, como en el San Isidro del año pasado. Y si no hubiera sido por el viento, los toreros, Octavio Chacón, Javier Cortés y Juan Leal se habrían lucido con ella. Con todo, Chacón demostró su buen oficio, Cortés su buen trazo y Leal su valor. Este último fue cogido y cortó una oreja al único toro que mató.

Los comentarios están cerrados.