SAN ISIDRO 9 : PREFIERO EL CUATREÑO

La corrida de Juan Pedro Domecq era cinqueña, Y se notó: seriedad en la cara, embestidas más correosas… y menos vigor físico y en las intenciones. La tauromaquia es cuestión de sentido común. Así como el hombre de 20 años suele ser valiente, el de 30 un poco menos y el de cuarenta es muy conservador, con el toro pasa lo mismo : El cuatreño se da más a la embestida. Según los veterinarios especializados en el bovino bravo, a los cuatro años el toro alcanza su cumbre biológica. Y eso también lo saben los ganaderos.

Los de Juan Pedro tuvieron poca fuerza en los remos y mucha en el cuello. Fueron correosos, pero sin el viento que arreció toda la tarde, los toreros habrían conseguido que embistieran más. El Juli se llevó el peor lote, para contento de los ultras. Paco Ureña se impuso a sus dos toros y cortó una oreja. Y David de Miranda, que confirmaba su alternativa, abrió la puerta grande tras una gran faena a un toro de bandera, jugado en sexto lugar, al que no se dio la vuelta al ruedo porque llevaba el apellido Domecq.

Los comentarios están cerrados.