SAN ISIDRO CORRIDA 4 : EL TORO ES ALGO MAS QUE CUERNOS

Madrid tendría que copiar el torismo de Bilbao. En el ruedo de Vista Alegre se lidia un toro con tanto volumen como el de Las Ventas. Pero su trapío respeta la morfología de cada encaste, de cada ganadería. En Madrid, por el contrario, se reseña por altura, peso y dimensión de pitones. La falta de armonía es total, cuellicortos, altos de agujas, desproporcionados de morrillo, algunos toros parecen ciervos. A veces, por casualidad, uno embiste.

Los de El Tajo y la Reina, cornilargos o corniabiertos, pero bien hechos -menos el primero, que parecía la torre Eiffel- querían embestir pero tenían más agresividad que fondo físico. El segundo y el tercero, vibrantes y galpones, se cayeron como si los hubiera partido un rayo. Fueron sustituidos por uno de Torrelata y otro de Montealto, muy feos, muy encornados, inaptos para el toreo. De toda la corrida se salvó el sexto, bravo, noble y con clase.

La terna hizo lo que pudo. Joselito Adame se mostró triste, Román, alegre y valiente, y Álvaro Lorenzo, en torero pero por debajo del sexto toro.

Una pregunta: ¿Si una corrida está bien programada -toreros jóvenes atractivos y una ganadería brava y con clase, por qué reseñar los toros tan mal?

Los comentarios están cerrados.