SENSACIONAL NOVILLADA DE CONDE DE MAYALDE

Bravos en los caballos, alegres en banderillas y templados, nobles, con largas y profundas embestidas en la muleta, los novillos del Conde, bien presentados, embistieron los seis. Salieron todos con las dos orejas cortadas, pero solo Rafael González consiguió una. Él y sus dos compañeros, Marcos y Fernando Plaza, están cortados por el mismo patrón. Han aprendido la geometría del toreo.

Pero el toreo es una geometría con alma. Los lances, los pases, eran geométricamente aceptables, a veces buenos, pero no decían absolutamente nada. Conocer la técnica de toreo es una cosa, pero torear, otra muy distinta. El público, ejemplar, los trató con amabilidad, corrección y lógica frialdad. Los novilleros ahora torean poco en las plazas que antes daban novilladas. Ya no hay selección y a Madrid llegan los que, por unas y otras razones, han toreado un poco.Lamentable.

Los comentarios están cerrados.