SAN ISIDRO 18 : MALDITO VIENTO ANTITAURINO

La corrida de Puerto de San Lorenzo, excepto algún toro, era brava y sus embestidas se adivinaban elegantes y acompasadas. Pero la gente pensó que fue la culpable de que se hundiera una tarde de gran expectación.

Se equivocaron los supuestos aficionados. Parecían no saber que la embestida del toro bravo responden con alta precisión a las órdenes de los engaños -capa y muleta- y no evaluaron cómo el viento los desarbolaba, dejaba a los toreros a la intemperie, inermes ante acometidas imprevisibles comandadas por el maldito dios Eolo, sin duda el santo patrón de todos los antitaurinos del mundo. Así pues, no procede otro comentario a esta boicoteada corrida.

Las principales víctimas fueron los toreros, Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y López Simón, que se jugaron la vida sin la menor opción, también el ganadero, que crió seis toros durante cinco años para nada, y, por supuesto, el público, aunque no supiera entender lo que pasaba. Con viento tan huracanado se debieran suspender las corridas.

Los comentarios están cerrados.